Horóscopos Diarios


Los aztecas y su fascinante astrología

Días, direcciones y agricultura. Es evidente que el horóscopo de los aztecas es muy particular y autóctono, siendo un reflejo de la vida cotidiana del azteca. Aunque existe la idea de que esta civilización se fijó de los mayas para realizar su oráculo adivinatorio, la realidad es que entre ambos sistemas hay diferencias. Probablemente, entender este sistema sería muy complejo en el presente, mucho más cuando nos hemos acostumbrado al horóscopo griego con la simpleza de sus 12 signos y las influencias planetarias. No obstante, resulta fascinante echar una mirada a la astrología azteca, fracción del pasado cultural de Latinoamérica.

Los 20 signos del horóscopo azteca


Mientras que el horóscopo occidental que siempre utilizamos se divide en 12 signos que comprenden periodos casi mensuales, en el azteca la unidad de medición importante es el día. Ellos tenían periodos de 13 días, similar a nuestras semanas y cada signo equivalía a determinados días y direcciones (norte, sur, este y oeste). En este devenir controlado por el calendario azteca adivinatorio llamado Tonalpohualli, todo lo que ocurría dependía del movimiento de 20 signos zodiacales. Además, casi todas sus representaciones tenían que ver con seres o elementos que ellos podían observar de cerca en sus territorios. Por ejemplo, su primer signo era el cocodrilo, el segundo el viento y el tercero, la casa.

También estaban otros como el lagarto, la serpiente, la muerte, el cuervo, el conejo, el agua, el perro, el mono, etc. El movimiento (Ollin), sílex, la lluvia y la flor figuraban en este sistema. Entonces, el horóscopo de esta civilización se centraba en lo que podían percibir fácilmente de su medio ambiente y no del movimiento planetario. Añadido a esto, sus meses en el calendario solar también estaban relacionados a fenómenos naturales de fácil observación. Por ejemplo, estaba el periodo de sequía, el de consumo, la caída de los frutos, etc. En esta parte si podemos percibir fenómenos más metafísicos pero que eran una realidad para ellos, como por ejemplo “el retorno de los dioses”, en el cual celebraban a todas sus deidades. En total era 14 meses que conformaban un periodo completo de 260 días.

¿Cómo se asignaban los signos?

A diferencia del horóscopo que todos conocemos, en el sistema adivinatorio azteca las personas eran regidas por tres signos. En primer lugar, ellos tenían el signo de día, el cual describía la personalidad y cotidianidad del individuo. Luego teníamos el signo de “Treizain”, el cual era una protección o amuleto para cada quien. Este era menos determinante que el primero, pero equilibraba aspectos de la personalidad de cada miembro azteca.

Por último, ellos tenían el signo anual, el cual regía las relaciones e influencias que tenía la sociedad entera sobre cada persona. Entonces, al unir los tres signos los adivinadores aztecas podrían tener información sobre la fortuna y el devenir global de cada individuo a lo largo de su vida. Lamentablemente, con la llegada de los españoles este oráculo dejo de funcionar a razón del adoctrinamiento religioso. La buena noticia, es que aún algunos predecesores de estos pueblos conservan, entienden y hacen adivinaciones con este interesante horóscopo.

X